¿Qué es la Hipoterapia?

La Hipoterapia es un tratamiento kinésico, reconocido mundialmente. Es una forma de montar donde el paciente es colocado en varias posiciones por el kinesiólogo para así aprovechar al máximo el movimiento oscilante del caballo. La vida es movimiento, y la comunicación del ser humano con el movimiento del caballo es una experiencia única; la transmisión del movimiento del caballo hacia el paciente es igual a los movimientos físicos que presenta la marcha humana, por lo tanto el paciente no enfrenta pasivamente el tratamiento, por eso la utilización del caballo es clave. La cristalización de sus capacidades para el tratamiento de trastornos neurológicos de los movimientos ocurre en primer lugar, al tomar como centro de gravedad la inserción Neuromotríz. La traída diferenciada de métodos kinésicos de tratamiento fue desarrollada por la Hipoterapia, transformándose en un tratamiento Neurofisiológico calificado con el uso del caballo. De ser una herramienta para ejercicios, el caballo se convirtió en un socio para los kinesiólogos y, hoy es conocido como el mejor Simulador de los Movimientos. No hay máquina ni ejercicio humano que se le iguale. Esta disciplina es utilizada para la rehabilitación de pacientes con enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas, discapacitados físicos y psíquicos, a través del paso cadencial del caballo. Es el poder curativo del caballo.

Consiste en aprovechar los movimientos multimensionales del caballo para estimular los músculos y articulaciones del paciente (el vaivén hacia arriba, abajo, adelante, atrás, hacia los lados y rotante es un movimiento que resulta ser el único en el mundo animal, semejante al del ser humano). Además, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad.

El kinesiólogo usa ciertos estímulos y ejercicios a la persona que permanece montada sobre el caballo y el paciente, debe adaptarse y reaccionar frente a los movimientos. La fase primaria del Concepto Bobath sobre normalización del tono postural y de la muestra de movimientos a partir de la inhibición y agilización de determinados puntos claves, se puede lograr idealmente con la Hipoterapia.
El principio de Agilización Neuro Muscular Propioceptivo tal como lo compiló Kabat está en el espectro de influencia de la Hipoterapia acerca de la presión y la contra presión en los puntos de contacto, asiento, parte interior del muslo, rodilla y pantorrilla con el caballo, así como a través de la regulación del tono con efectos de distensión en la parte muscular, los tendones, ligamentos y porción capsular del aparato cinético; los impulsos oscilatorios estimulan también movimientos diagonales y los de forma espiral. La norma de agilizar todos los músculos participantes para el enderezamiento del cuerpo según Brunkow ,se puede optimizar por la Hipoterapia.
El tratamiento kinésico en el caballo se desarrolló paralelamente con la fisioterapia con el caballo. El Concepto Bobath es un pilar de apoyo de esta HipoFisioterapia en calidad de vara para el modo de obrar terapéutico.
Hipoterapia significa el logro de metas de tratamientos fisioterapéuticos en y con el caballo y es por ello que la Hipoterapia debe ser ejercida por kinesiólogos especializados.
En cuanto a investigación, se puede decir que ningún método fisioterapéutico ha sido revisado e investigado con tanta minuciosidad como la Hipoterapia: internacionalmente hay cientos de trabajos dedicados a los mecanismos de influencia y múltiples mediciones de las corrientes musculares cubren su efectividad. La mejor forma de valorar un tratamiento son sus resultados.

La persona que permanece montada sobre el caballo y sometido a ciertos estímulos y ejercicios dirigidos por un kinesiólogo, debe adaptarse y reaccionar frente a los movimientos. Este hace que se genere una notable mejoría en el tono muscular, de deambulación y coordinación.

La base del tratamiento es la transmisión del movimiento del caballo hacia el paciente. Es importante destacar que el movimiento multidimensional en el desplazamiento del caballo es similar al movimiento deambulatorio del hombre. Esto produce en la columna vertebral lumbar humana una rotación de 19 grados, una inclinación lateral de 16 grados y un apretar y soltar de vértebras en forma de bombeo. En la cadera hay un movimiento de vaivén vertical del orden de 5 cm., uno lateral de 7 cm. y una rotación de 8 grados. Además hay una rotación contrapuesta entre hombros y caderas. Un caballo al paso transmite al paciente una gran cantidad de movimientos que cualquier persona que haya montado a caballo lo ha percibido, todo se mueve y cuando decimos todo hasta el pelo, su movimiento entrega 90 a 110 oscilaciones al jinete por minuto, lo que abre un campo enorme para practicar una terapia para mantener en buen estado físico y mental a adultos mayores.

La Hipoterapia es el único tratamiento en el cual el paciente está expuesto a movimientos físicos de vaivén igual al que el hombre tiene al caminar. Esto significa que el paciente no enfrenta pasivamente el movimiento, sino que se ve obligado a reaccionar frente a los estímulos que produce el caminar rítmico del caballo. Esta reacción es muscular y sensorial, mejorando el equilibrio y la coordinación. Este efecto es de fundamental importancia en niños impedidos, pues no han conocido el normal movimiento deambulatorio.

Es un tratamiento sensorial, lo que significa, que para el aprendizaje motor se actúa a través de los sistemas propioceptivos que influyen sobre el aparato motor como fibras musculares, sensibilidad articular, laberíntica y órganos sensores exteriores tales como el tacto, vista y oído.

Además, se pueden observar:

- Efectos fisiológicos, como el aumento de la capacidad de percepción de estímulos al encontrarse en una nueva situación de movimiento.
- Efectos mentales, como estimular la atención, concentración, comprensión y memoria. Un importante efecto psíquico es el aumento de la autoestima y seguridad en sí mismo.
- Efectos psíquicos:
- reforzamiento de la conducta positiva
- mejoría de autocontrol
- capacidad de frustración
- Efectos comunicacionales:
- facilitación del lenguaje
- aumento de gesticulación y mímica
- Efectos sociales:
- interrumpe el aislamiento
- interrelación con otras personas
- aceptación y adaptación a condiciones variadas

- Efectos físicos, por tener el caballo mayor temperatura corporal y volumen físico que el hombre, el niño tiende a tocarlo y abrazarlo, sintiendo así su calor y solidez.